Seleccionar página

Cerrajeros 24 horas
En ocasiones nos ha pasado que perdemos las llaves del candado, o simplemente, se traba y no abre. Resulta latoso cuando pasamos por esta situación. En el presente artículo te enseñaremos que hacer cuando te encuentras en una situación similar; ya sea porque, has intentado ejecutar diversas técnicas y ninguna te ha resultado, en ese caso solo te queda romper el candado.
¿Qué tanto sabes de los candados? Un poco de cultura general no nos cae mal.
Los candados eran empleados desde la antigua Grecia y Roma. Se utilizaban para impedir que maletines y algunos objetos fueran abiertos por personas no autorizadas. El primer candado se creó en 1921, conocido como el candado escandinavo.
La importancia del candado radica, en la variedad de utilizaciones cotidianas, para impedir el acceso de ladrones o intrusos a propiedades públicas o privadas en donde puedan realizarse robos, sabotajes o actos vandálicos. En el mercado existe diferentes tipos de candados, los más grandes y sofisticados se utilizan para el bloqueo de puertas metálicas que cierran con la utilización de cadenas. Estos tipos de cerraduras portátiles están disponibles de diferentes características, los de pequeños tamaños, son empleados para asegurar equipajes, los de tamaños más grandes, protegen puertas exteriores. Antes de comprar un candado, debes establece la intención de uso y el tamaño de los objetos que serán resguardado.
Como romper un candado
Si pierdes la llave y necesitas romper el candado para abrirlo. Por lo general, los métodos por fuerza son sencillos y teniendo las herramientas adecuadas facilita aún más el trabajo.
1. Cizallas: Las cizallas son herramientas que se utilizan para cortar distintos materiales: madera, metal y plástico. Son una especie de “tijeras” grandes, cuya función es cortar mediante la aplicación de presión sobre algún objeto, que mediante la cuchilla o dientes, provocará que esta presión el objeto se separe en dos partes.
Con la presión, estarás realizando un movimiento de palanca de forma manual. Si no estás familiarizado con la herramienta, quizás puedas perderle ayuda a algún amigo o familiar.
Por otra parte, te aconsejamos que si decides utilizar esta herramienta, es necesario que uses guantes y los lentes para tu seguridad.
2. Martillo: El martillo quizás es el instrumento más sencillo de emplear. Solo tienes que golpear con mucha fuerte el arco metálico del candado y este se abrirá. Sin embargo, esta técnica no te funcionara con todos los candados, solo con los más débiles. Te en cuenta que si el candado está resguardando una puerta de madera, la dañaras y decides usar este método.
3. Llave Inglesa: para ello es menester que ambas llaves, puedan entrar o ingresar en los extremos de la cerradura del candado con la finalidad de que este pueda abrir fácilmente, y así sin darte cuenta, todo ha sido solucionado, este es un truco muy sencillo.
Tienes que tener en cuenta, que el método que decidas utilizar debe depender de la fuerza y el tipo de la cerradura o candado, así como cuánto daño está dispuestos a ocasionar, al elemento que está siendo resguardado. Una vez que has roto el candado, es posible que usted sea capaz de utilizarlo de nuevamente.
Te recomendamos, hacerle mantenimiento a los candados periódicamente. Utiliza lubricante de capa fino y no graso. Evita utilizar grafito seco, lubricante de silicona o aceite; el grafito seco si lo aplicas en exceso afecta el mecanismo de bloqueo y el aceite tiende a atrapar la suciedad o impurezas, afectando los movimientos de los pasadores. Comienza por emplear las herramientas menos invasivas, de esta manera iras probando su efectividad sin necesidad de ocasionar daños.

[Total:0    Promedio:0/5]
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR
Aviso de cookies