Seleccionar página

Cerrajeros Baratos

Estas puertas de metal les proporcionan más seguridad a nuestro hogar. Es un trabajo que puedes realizarlo tú mismo sin necesidad de llamar a un cerrajero. Si bien el procedimiento es un poco tedioso, también es totalmente realizable. Lo que si necesitas es tener un poco de paciencia y seguir las instrucciones que te estaremos indicando.

Debes contar con los siguientes materiales:

-Nivel

-Martillo

-Lápiz

-Destornillador de cruz

-Perforador

-Tornillos

-Clavos

Elige una puerta: Antes de comenzar con el procedimiento correspondiente, deberás elegir la puerta que quieras, la que más se adapte a tu casa o la que esté bajo tu presupuesto.

Debes tener en cuenta que existen diversos tipos y modelos de puerta exterior, todas estas con sus ventajas y desventajas, por lo que debes elegir la que mejor coincida y se adapte a tu casa. Las puertas de metal son las más conocidas en el mercado, ya que son las que más se utilizan en casa. Estas puertas son muy resistentes a los golpes,  a los empujones forzados y a las rajaduras.

Una de las desventajas de estas puertas, es que tienen medianamente falta de estética, comparadas a las puertas de maderas. Por lo que la mayoría de las personas suelen colocar este tipo de puertas en la parte trasera del hogar.

Ya con todo esto en mente, empezaremos con el procedimiento.

  • Introduce la puerta en la abertura. Primero encaja la parte superior de la puerta, teniendo en cuenta que al momento de hacerlo, esta quede un poco inclinada a tu cuerpo, empújala hasta que quede en el lugar correspondiente.

 

  • Luego termina de introducir la puerta de tal forma que esta quede centrada.

 

  • Después de que la puerta este casi colocada al marco, o más o menos en su lugar. Calza el resto del marco para que la puerta quede completamente firme en el lugar correspondiente.

 

  • Ajusta la calza hasta que las jambas queden del lado de las bisagras.

 

  • A continuación coloca clavos en la puerta para fijarla. Esto clavos no deben estar totalmente hundidos, ya que será temporales. Procede a clavar los clavos cerca del lugar en donde irán las bisagras. Recuerda no clavar esto clavos completamente.

 

  • Si la puerta tiene abrazadores, es hora de retirarlas y comprobar que la puerta abre y cierra correctamente, la puerta debería realizar esta acción sin ningún inconveniente.

 

  • Ajusta las jambas del lado del cerrojo, has este trabajo desde dentro de la casa y con la puerta cerrada.

 

  • Luego fija las jambas completamente, coloca los tornillos de tal forma que atraviesen las calzas y en posición con las bisagras. Sigue trabajando con esto colocando los tornillos asegurando las jambas que atraviesan las calzas.

 

  • Debes tener en cuenta que al momento de colocar las jambas, estas queden atravesando las calzas, para que el marco no sufra deformaciones a la hora de ejercer presión. En algunos momento para el trabajo y comprueba que quede sin desajustes.

 

  • Luego termina de instalar las bisagras y así montar la puerta completamente.

 

Ya realizado todo el procedimiento tendremos nuestra puerta de metal instalada y funcionando completamente.

[Total:0    Promedio:0/5]
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR
Aviso de cookies